Encaja tus piezas en el puzzle que es este mundo.

Mi nombre es Ryan y todo empezó cuando tenía 6 años en clase. La maestra estaba explicando la campaña de solidaridad de ese año que era destina a pueblos africanos. Le pregunté que era aquello que les faltaba que era necesario y me enumeró una lista interminable de cosas, entre las cuales, agua potable. Como podía ser cierto que tuvieran que andar km para conseguir un poco de agua limpia, cuando yo la tenía a unos pasos de donde me encontraba!! Le exigí a la profesora una solución, me lo puso fácil, era un pozo que valía 70 dólares. Le dije a mi madre que me los diera y su contestación fue:

“buena intención pero si yo te los doy no aprenderías nada”.

Así que me asignó tareas, las cuales me pagaba por hacer. Al cabo de 2 meses obtuve 50 dólares. A los cuatro meses llegué a los 70 dólares que valía el pozo. Mi madre me acompañó con mi dinero, pero la sorpresa fue que el coste de un pozo es de 2.000 dólares, así que continué. Involucre a mi colegio, a mi comunidad, a mi barrio. Y se llegó a los 2.000 dólares. El pozo se construyó en la Escuela de Primaria Angollo, en el norte de Uganda.

Animado por lo que había hecho continué con mi ilusión de llevar agua a más escuelas que la necesitaran. Involucré a más escuelas, llegué a más gente. Hoy se han construido más de 1000 pozos y calcula que ha facilitado el acceso al agua potable a unas 800.000 personas en unos 30 países con la ONG.

No hay nada especial en mí. Fue este proyecto lo que resultó ser algo increíble. No hay que tener miedo a ser idealista por mucho que se trate de un problema complejo como el acceso al agua. Hay más de mil millones de personas que sufren por este problema pero no hay que tener miedo a proponer soluciones.

gambia-1880005_1920

Desde este blog hacemos de altavoz de Eric y animamos a otros a que tengan ganas de ayudar como él a que no se deshagan de su ilusión nunca.

Primera carta de Ryan con su amigo de la Escuela de Uganda, Jimmy:

El amigo de correspondencia de Ryan le escribió: Querido Ryan, me llamo Akana Jimmy. Tengo 8 años. Me gusta el fútbol. Nuestra casa está hecha de hierba. ¿Como es en los EEUU? Tu amigo, Akana Jimmy. Ryan le contestó : Querido Jimmy, Debe ser fantástico tener una casa hecha de hierba. Tengo 8 años. ¿Bebes agua de mi pozo todos los días? ¿Cual es tu materia preferida en la escuela? Iré a Uganda cuando tenga 12 años. Mi casa está hecha de ladrillos. Escríbeme pronto. Tu amigo Ryan.

enlace a la ONG de Ryan: https://www.ryanswell.ca/about-ryans-well/about-us-spanish-version/