Creo que la fe mueve montañas.

woman-804068_1280

Empiezo fuerte diréis, ¿Verdad? Si, pero esas montañas de las que me refiero son las que tenemos adentro nuestro. Mucho más grandes y mucho más difícil de mover. Están ahí. Hay que conocerlas, sin embargo, hay que saber sus cimas, para volar más alto. Tenemos que tener la fe para conseguir nuestros propósitos. Tiene que ser el disparo en la linea de salida. mountain-918637_1920

Que no te  falte la confianza en tu creatividad, en tu capacidad o tus recursos. No necesitamos las evidencias antes, no! Solo sucede si te pones en marcha apostando por ti. Debemos empezar a andar. Cuando de veras creas que eso existe tienes que levantarte hacia eso.

women-936549_1920

La zona del confort existe. La zona de la indeterminación o confusión también. Todos queremos tirar la toalla cuando está demasiado lejos o cuando perdemos la cuerda que seguíamos hacia esa luz. Queremos abandonar porque aparece el miedo. Aparece, pero hay que gestionarlo.

No tiene sentido . Tenemos que empezar a entender un poco mejor como gestionarnos ante el miedo y la ignorancia. Estos creo que son los grandes lastres de las personas (junto con la pereza).  La ignorancia, esa oscuridad que no nos deja desvelar nuestras capacidad. Aparece cuando no soy cociente de mi potencial, de mi talento, de mi brillantez, entonces, nunca me atreveré. Por muy mal que vayan las cosas, no tengo por que ir con ellas.

fork-in-the-road-585348_1920

Estas reflexiones nos tienen que dar las alas para hacer el viaje interior que nos den el poder de transformar lo que queramos ser, sabiendo quienes somos. Este proceso de transformación empezará cuando decidimos que queremos cambiar y entendemos porque lo queremos. Eso sólo se consigue con la reflexión. Ese trabajo es en nosotros mismos, un trabajo importante.

Recordemos una frase que  Gandhi dijo :

“Si quieres cambiar al mundo, cámbiate a ti mismo”.

mohandas-karamchand-gandhi-67483_1920